Héctor Martínez Sanz

A Enrique Bayano





Te faltan un escritorio y una biblioteca,

la cara pluma del color claro de la plata

con que el hombre ingenuo imagina al gran poeta

junto al tintero negro y el papel de seda blanca.

Tú no; tú sobre el cartón con las piernas cruzadas,

presintiendo el frío y la humedad de las aceras,

bic en la diestra, una librería a la espalda,

confundido entre mendigos que piden monedas.

Lo literario pasará página contigo,

—y conmigo, y otros— a la sombra de farolas,

bajo las esquirlas de la lluvia, los domingos,

los lunes y los martes... hasta puede que ahora;

Tú, regalando tu poesía sin abrigo,

por esa voluntad que pone precio a las cosas.

Pero te has hecho símbolo y seña en la Gran Vía,

como una estatua más, de piedra viva, que escribe,

cual barquero de la orilla, a la niña bonita,

a la que pasea, va al  teatro y los cines.

Allá abajo, sobre el suelo sentado y humilde,

viendo tacones, tibias, faldas, bajos, canillas,

medios cuerpos que van rozando la superficie,

sin verte, los ojos al frente o siempre hacia arriba;

Allá abajo, vives, desconocido y sin nombre,

eterno preso por las cadenas de tus versos,

entre las letras torcidas de rectos renglones,

sostenidas sobre el aire duro madrileño;

sólo, cuando no escribes, andas como los hombres,

aun siendo poeta la mayor parte del tiempo.

Comentarios2

  • Idoia

    Precioso poema, un abrazo.

    • Héctor Martínez Sanz

      Querida Idoia,
      Muchas gracias y sé muy bienvenida a este rincón de la comunidad.

      Un abrazo,

      Héctor.

    • QUINSONNAS

      Precioso poema a ese singular y fascinante poeta al que he tenido el placer de conocer gracias a tus bellísimas letras, aderezadas con una declamación excelente. Te felicito por tan hermosa obra y te agradezco de corazón el que la hayas compartido en este portal. Te mando un abrazo cordial y mi más profunda admiración.

      • Héctor Martínez Sanz

        Mi querido,

        Un personaje, sin duda; pero también hay que reconocerle haberse hecho un símbolo de Madrid en nombre de la poesía. Me pareció oportuno.
        Gracias, una vez más por pasarte y dedicar tiempo a leer mis versos.

        Un abrazo,

        Héctor



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.