Marlon Saúl Pérez Solis

Castidad

No la pierdas por momentos de dudas, aunque tu corazón te obligue a gritar; no consientas.  

No escuches las palabras de miel que buscan fundirse en tu piel, pues los egoístas y deseosos buscan su único bien.  

Tu pureza es inigualable,  muchos la pierden por locura  y otros con premura.  

Nada como esa flor que ninguno ha tenido, que ni el secreto ha poseído.  

Ciñete, y anhela pues la primavera se obtiene tras una buena espera.  

Marlon Pérez  Enero 2018

Comentarios1

  • migreriana

    Bello!!!

    • Marlon Saúl Pérez Solis

      Gracias migreriana. Lo interno es lo más preciado y debemos cuidarlo, pues de no hacerlo nuestro cuerpo será tratado como moneda de cambio por un falso amor. Ten un buen día.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.