Julián Centeya

Payada de Contrapunto


Lo veníamos postergando
pero el convite está hecho.
Habrá que ponerle el pecho
pa no seguir dilatando.
Ahora, responde al cuándo.
Aquí, responde al adónde.
Y, responde que responde,
y, pregunta que pregunta,
iremos haciendo yunta
los dos, como corresponde.
Y acometo con valor
porque otra cosa no puedo.
La verdad que tengo miedo
porque es un coplero flor
Jorge, poeta y cantor.
Pero hay momentos, mi hermano,
que llegan tarde o temprano
y hay que tomar, aunque cuesta,
el escudo, yelmo en testa,
y acometer lanza en mano.
Que sea lo que Dios quiera
y empecemos de una vez.
Dejemos la timidez
y busquemos la manera
de hacer preguntas sinceras
que al otro lo desafían.
Pregunto con cortesía,
ya que hablamos de poemas,
¿Cómo elige usted un tema
pa escribir una poesía?


Jorge Richino
Querido amigo del alma
voy a intentar responder,
cuando se pierde un querer
es buen tema pa' las letras,
siempre se alivia la pena
si se exalta en los poemas.
Hay también otras cuestiones
que nos llevan a escribir,
quien no quisiera decir
que le agrada usar la pluma,
y si se da la ocasión
cual la mía no hay ninguna.
No sólo es inspiración
también tesón y trabajo,
no sale fácil de cuajo
un poema esplendoroso,
los versos son rutilantes
si el corazón va adelante.
Y finalmente me aferro
a palabras de mi tata,
que se hizo payador
allá en los pagos de Salta
... culpa del "Payo" Solá
que le afinó la garganta.
Ya ve que no me he achicado
en esta cuestión de cantos
y aunque mi voz suene a espanto,
dígame, si usted lo sabe...
¿Qué pasa con nuestra mente
si la parca nos invade?


Quién pudiera estar seguro
de dar la exacta respuesta
a esta pregunta funesta.
Yo no, así de simple y puro.
Es el lado más oscuro
de nuestra existencia humana:
Qué será de mi mañana
cuando la máquina falle
y cuando mi voz se calle.
Y la pregunta no es vana
.
y está bueno preguntarlo
pues la parca llega a todos
de algún modo u otro modo.
Pero déjeme afirmarlo:
Nadie volvió pa contarlo.
La muerte desconocida,
que para mi no es temida
no porque me sienta fuerte;
es que yo sé que la muerte
no me pasará en mi vida.
.
Yo no le temo al infierno.
Le temo más a la cana.
Y si me muero mañana
por hoy, sigo siendo eterno.
Pero escribí en mi cuaderno
que el día de hoy es único
Y hay que vivirlo con júbilo
y es digno de aprovecharlo.
Cada día hay que disfrutarlo
como si ese fuera el último.
.
Y no es cuestión de creencias
ni tampoco de virtud.
Es un tema de actitud
frente a la propia conciencia.
Y ahora, téngame paciencia:
La pregunta prometida
ya se la dejo servida
pa su respuesta valiosa
¿Qué cosa, entre tantas cosas,
le da sentido a la vida?


Me agradó la explicación
que me dio de un solo trecho,
gran alarde usted ha hecho
en su cantar tan clarito
... fino, justo y erudito
que me deja satisfecho.
.
Quiero ahora contestar
a la pregunta que impuso,
se que pa'mi será un gusto
definir esta partida...
y decirle aquellas cosas
que dan sentido a la vida.
.
El amor principalmente
es algo muy importante,
nos pone de buen talante
el amar y ser amados,
lo dicen los enamorados
que van un paso adelante.
.
También el amor filial,
a los hijos, los parientes,
los amigos y otra gente
que por el mundo hace el bien,
sin fijarse en cada quien
que lo estime conveniente.
.
Está la naturaleza
con su belleza habitual
que encanta a todo mortal
cuando su imagen se impone,
esa es otra de las cosas
que hacen la vida real.
.
La música y otras artes
como el ballet, la pintura,
trasforman la existencia dura
en placer y maravilla,
se siente como cosquilla
al disfrutas su hermosura.
.
No puedo olvidar el sexo
que Dios o quien sea impuso,
hay que hacer de él muy buen uso
por no caer en mil penas,
tanto de cualquier falacia
o enfermedad que condena.
.
Espero, medianamente
que conforme su pregunta,
me expresé en forma sincera
echándolo a los cuatro vientos
y si algo quedó en el tintero
yo soy el que más lo siento.
.
Para mi es de sumo agrado
disputar esta quimera,
por eso para hacerla fiera
le arrojo a usted mi pregunta.
¿Estamos bien gobernados
o la cosa está fulera?


Si ponés a un empresario
a gobernar un país
lo único que conseguís
es que se haga propietario.
Que te rebaje el salario,
deje en la calle a los chicos,
y te mande los milicos
cuando no tengas un cobre,
le saque plata a los pobres
para dársela a los ricos,
.
endeude al país, y dado
toda esta plata que llueve,
a las offshore se la lleve.
Si sos maestro, cuidado,
y peor si sos jubilado.
Un gobierno, si es decente,
trabaja para la gente.
Y la peor indecencia
es la cruel indiferencia
a los que son más carentes.
.
Cuando uno elige un gobierno
por miedo o por revanchismo,
o por cierto periodismo
de monopolios modernos,
es seguro que al infierno
nos mandará su elección.
Es que es así la cuestión:
es mejor votar con fe
que votan en contra de.
Aprendamos la lección.
.
Y ahora, cambiando de tema
por otro menos filoso
pero igualmente curioso
que se presta pal poema,
le planteo este problema
de vieja data, y confío
que no lo mete en un lío
pregunta de este calibre:
¿Es verdad que somos libres?
¿Existe el libre albedrío?


Recibida su respuesta
le cuento no me sorprende,
soy con usté equivalente
ya que pienso parecido,
es que mi libre albedrío
me hace actuar correctamente.
.
Y le pongo un buen ejemplo
sobre el tema que se trata,
viene de muy larga data
saber que hay diputados,
que votan como tarados
sin pensar... leyes que acatan.
.
Ese es el peor ejemplo
de opinar en libertad,
le causa mucha maldad
a este pueblo tan bendito.
¿Pa' que bosta está el Congreso
lleno de ñoquis vaguitos?
.
Volviendo al tema central
que nos une en la contienda,
permita que yo le asienta
que existe el pensamiento libre,
siempre y cuando se calibre
con precisión la conciencia.
.
A veces puede ocurrir
en sitios determinados,
que hay que seguir a un tarado
por cuestiones de laburo,
crea que esto ha de ser duro
y hace sentir desgraciado.
.
Cuando la necesidad apura
no hay visos de libertad,
se pierde la dignidad
y uno se siente atrapado,
medio loco... dominado
... es una dura verdad.
.
Ya voy cerrando este tema
y apuesto al libre albedrío,
créame que estoy con bríos
pa' seguir esta contienda,
pero me suena ocurrente
terminar aquí la cuenta.
.
Le doy una sugerencia:
Que no la hagamos muy larga
porque al lector lo aletarga
y tantas letras lo aturden,
mejor vayamos cortando
pa' hacerla menos amarga.
.
Finalmente le comento
que me agrada este trabajo,
me gusta preguntar de cuajo
lo que carcome mi mente.
¿Ve bien usted al planeta
o vamos barranca abajo?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.