Jose Adolfo

La plaza

Nada

todo enmudece

los laberintos

sus esquinas

esconden canturreos

 

La brisa del río

procura calma

los últimos latigazos 

encandilan la memoria

navega a la deriva

 

Lo vivido se trasmuta

sobreviviente acecha el olvido

la plaza 

huele a poesía

el mármol calla

Comentarios3

  • Esteban Mario Couceyro

    Todo es testigo, menos el tiempo transcurrido...
    Un abrazo.
    Esteban

  • Toqui

    GRACIAS JOSÉ ADOLFO

  • kavanarudén

    Esa plaza testigo silente de un ayer pleno, de muchas alegrías, de tantas tristezas.....
    Un dulce y delicado escrito amigo poeta.
    Un fuerte abrazo de mi parte.
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.