Sebastián Ramírez

Regreso de la huida.

Te miro, me ves, y huyes;
insensible y presurosa,
pero lo haces y lo gozas
sabiendo que me destruyes.
Pero tú nada concluyes,
me acostumbraste, perdón,
tal fue nuestra relación,
te ibas, así lo resuelves
todo, pero después vuelves
como lo es tu tradición.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.