Micaela

Querido Dios...

Llevale veinte ángeles que escolten su belleza, que traten de lidiar con la pureza de su alma,  con él brillo que resurge de su sonrisa, con él mismo paraíso que ellos nunca han podido presenciar...
Amor Mio!! Que tanto quisiera que me dejes poder apreciar el amanecer y entre insomnios, esperar la noche para verte fusionada con el firmamento,
Esa brisa que siempre esta acariciando tu cuerpo en desmedida, y la luna que te sigue y persigue con recelo, virtuosa y venerante diosa, combatiente de ondulantes zafiros que reposan tranquilos en tus senos,
Bendita sea la tierra, él pavimento que por fortuna sostiene tus muslos tan solidos y macizos,
Esa línea corporal que suspende de ti, me glorifica y me degrada, la superioridad y sublimidad de tu contorno,
Se apodera, se adueña de mi ser
mi demencia y esquizofrenia,
mi codicia y anhelo,
Mi necesidad biológica, aseguradora de mi existencia.

 

-Lucero

Comentarios1

  • Miachael

    Estimado poeta bonita tu oración al que todo lo ve.
    Recibe un cordial saludo y buen fin de año y te deseo lo mejor para el 2018.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.