Lechuza o Paula la Loca

Ciclos

 

Antes yo era una canoa vacía,

con una luz a medias,

flotando a la deriva de aguas eternamente nocturnas. 

 

El agua infinita,

era mi propio liquido interior,

esperanza y dolor, 

esperanza y resignación. 

 

Cargaba en mi pecho

cajas fuertes de hierro

con claves nauseabundas

que no guardaban nada.

 

Me pesaba el centro del corazón,

ansiedad aplomaba mi respiración.

 

Un día la tierra dio su vuelta,

sonreír abrió mis puertas,

y mi corazón se alivianó.

 

Encontré algo de firmeza entre la torpeza de mis pasos,

y en medio del agua eterna un pedazo de tierra resurgió. 

 

Entonces brillaba mi corazón apasionado,

cobraron algún sentido las mareas del pasado, 

y mi barco dejó de naufragar.

 

En algún puerto me reencontré con antiguos amados, 

y mi pecho antes encapsulado por fin se expandió,

¡que dicha, que maravilla!

¡Había encontrado la cotidianidad del amor!

 

Y ahora de nuevo todo se ha derrumbado

y solo me pregunto: ¿Cómo pasó?

 

 

 

Comentarios1

  • ger_art

    Excelente! muy muy bueno..



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.