Rosita de Mendoza

Hoy te encontré enojado...

Hoy te encontré enojado

sin esperanza sin camino

 con tus claros ojos tristes

y el pequeño corazón apretado

con tu luz interior escondida

detrás de tus párpados caídos

con el amor dando vueltas

alrededor de tus pasos

sin que lo alcance tu vista

Esperabas soles y estrellas

y la vida te dio sólo dolor

no sabes a quién culpar

a mí, o a mi invento de Dios

al diablo, al destino o al azar 

Hoy te encontré enojado

querías dormir y no despertar

no tengo palabras ciertas

solo refúgiate en mi pecho

y llora tus lágrmas de sal

descansa tu dolor en mi regazo

y cuando despiertes te prometo

que la tristeza menguará

y tal vez respirar duela menos

y día a día el corazón aprenda

 que morir es otra forma de vivir

 

 

Comentarios10

  • Roberto santamaria

    Dulces y tiernos versos que transmiten amor y esperanza...Enhorabuena amiga.
    Un saludo

    • Rosita de Mendoza

      Gracias por leer estos versos. Un saludo cordial

    • kavanarudén

      Precioso
      Quizás no tengamos palabras, ni respuestas, pero un regazo donde descansar, un hombro donde recostar, alguien que recoja en silencio nuestras lágrimas, es la cosa mejor que nos pueda pasar.
      Un precioso y sentido poema.
      De mi parte un fuerte abrazo.
      Un placer leerte, como siempre
      Kavi

      • Rosita de Mendoza

        Gracias Kavi por pasar siempre por mis versos . Un abrazo

      • Augusto Cuerva

        Precioso poema,,siempre es bueno encontrar un hombro o un abrazo cuando estamos dolidos

        Un saludo cariñoso

      • Poeta al atardecer.

        ''...descansa tu dolor en mi regazo
        y cuando despiertes te prometo
        que la tristeza menguará''

        Lo que no se puede ver de la Poesia en la letra. Ese otro lenguaje superior que sólo es del alma Poeta.
        ¡Hermoso Poema! Belleza es el fruto de su árbol dulce Poetisa y gran compañera.
        Mi respeto y admiracion.
        Poeta al atardecer.

        • Rosita de Mendoza

          Gracias por leer y por su comentario. Un saludo cordial

        • Esteban Mario Couceyro

          Felíz del triste al que aman...
          Un abrazo.
          Esteban

          • Rosita de Mendoza

            Gracias Esteban por leerme. Un abrazo

          • Ivannamunguia

            Se encoge el corazón al leer estos versos. Lo feo que se siente ver a un ser querido triste o enojado se vuelve más llevadero cuando se plasma en un poema tan bello como éste!

          • Rafael Molero

            Un poema, lleno de amor lleno de una viveza que aclama al corazón.
            Un placer de lectura... en todo tu poema, lleno de sentimientos.
            Saludos y besos...

          • Jorge Horacio Richino

            Algo no bueno ocurre en tu hermoso poema que no he podido conocer a ciencia cierta, pero hay otro algo que finalmente me consuela cuando leo:
            "y cuando despiertes te prometo
            que la tristeza menguará
            y tal vez respirar duela menos".
            Siempre es muy sanador hallar consuelo en alguien que te comprende con tanto amor!!!
            Felicitaciones amiga poeta!!!

            • Rosita de Mendoza

              Sí, mi inspiración siempre viene de un hecho particular a veces feliz y otras muy triste. El poema original surgió un día que llegué a la escuela y un niño que era un cascabel estaba enojado y mudo y traspasado por el dolor porque el fin de semana su papá murió en un accidente. Luego lo fui reformando para que sea un poco más universal y tiene que ver con esa impotencia de cómo explicarle a un niño el dolor de la muerte.

              • Jorge Horacio Richino

                Vaya, pues entonces has logrado muy bien tu objetivo en el poema. Mis felicitaciones y mi sincero y cordial saludo!!!

              • rivasjgr

                Rosita me convertiré en tu fan No 1 me encanta tu sensibilidad, tus letras, tu sonrisa y tu armonía. Saludos

              • Jose Manuel Villafuerte

                Muy hermoso, Rosita, me tocaste hasta lo más hondo. Creo que todos hemos sufrido ese desencanto cuando, en vez de las estrellas que esperábamos, la vida nos da dolor. ¡Qué gran fortuna es tener un regazo donde refugiarse y un hombro para llorar! Gracias por compartir.



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.