Sebastián Ramírez

El árbol de invierno.

No te llegaron mis cartas
en las que esto te recito;
si tus besos fueran míos
no te faltaría nada,
sería como Dios manda,
pero volaste cual pájaro
y dejaste solo este álamo
que en invierno llora penas
que obtuvo en la primavera,
o las asfixia con párrafos.

Comentarios1

  • B. Wayne

    *Leído.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.