WalterFrancisco

Para Ana Antillon

Huelen a orín las páginas del libro
A pétalos de rosas descompuestas
Al rastro de la copula de insectos
A todos los fantasmas que pasaron.
El libro huele a ignorada poesía
Al húmedo incienso de los ratones
Como a encierro y silencio prolongado
Masticado por larvas y gusanos.
Huele a luz monótona y doblegada
Huele a forma adolorida y a gotera
A empedernida fábrica de hollín.
Tiene una hediondez negra que se funde
Con todos los demonios del abismo.

Comentarios1

  • B. Wayne

    Me gustó.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.