alejandro fozar

II

Oh!  Viejo muelle atardecido

como un fantasma ahuesado

nunca te adentraste más de lo debido,

y ahora la sal te arde

y las tormentas duelen.

Quien no te deja quitar los pies del frío?

Oh Pobre Sísifo!

pobre Cristo sin resurrección,

cuando te desclavara con la noche 

la marea de tu Dios?

Comentarios1

  • Abimica

    Muy lindo poema. Esperaré con ansias el proximo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.