rosablanca27

No llamaré a clemencia por deber

A ti, solo a ti debo la buena vida y el dulce fruto de la espera.

Inmensidad brota de mi piel, es la lenta caricia como sueño de realidades.

 

A ti debo el orden; escritorio vacío, páginas revividas.

Clemencia, no te pediré si entre mías tus manos agotan la inexorable capa de dolor,

marchita como honesta por si grácil tacto despierta mi herejía.

 

A ti debo mi sed, mis ganas, regocijo de evocarte, distinta soledad en mis sábanas.

Pasa una brisa que hiela seres intocables, espía sacude la sombra de esta palpitante alma.

¿Donde están tus manos ahora, no se sienten, no te siento distante?

 

Y esa sombra era dicha por pasado. Puedo verla, tu sonrisa.

Y esa sombra retrocede al instante

Comentarios7

  • Augusto Cuerva

    Bella Prosa

    Un placer leerte
    Un saludo
    Augusto Cuerva

    • rosablanca27

      Muchas gracias por tomarte el tiempo de leerme, querido compañero!
      Saludos

    • Ramon bonachi

      Sentidos versos pero excelente manera de enfocarlos, saludos y abrazos desde Tarragona.

    • Orlando Silva

      WOW hermoso tu sentir, versos bien plasmados, un placer leerte mil abrazos

    • Edmundo Rodriguez

      Querida Rosablanca ,
      Atrapaste mi atenciòn en cada verso ,
      que caminaba frente a mis ojos .
      Mi cariño , y
      Mi càlido Abrazo .

    • versos finitos

      Bonito poema el suyo. A la ves mi reconocimiento y gratitud por haber hecho favorito mi poema Nostalgia.
      Saludos

    • María Isiszkt

      Me gustó
      Recibe un saludo cordial

    • Aurora romantica

      Sigue asi Rosablanca,me ha encantado tu poema,que tu mano plasme en el papel lo que tu corazon siente



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.