Olivera Dayana

¿Por qué?

¿Cuantas veces estuviste,

sin que yo me diera cuenta?,

¿cuantas señales perdiste?,

¿cuantas puertas entreabiertas?

¿Cuantas veces tu quisiste,

callarme con una promesa?

y tan solo sonreíste,

para no ponerme a prueba.

¿Por qué no me lo dijiste?,

sé que soy de las más ciegas,

yo no te vi y tú me viste,

jamás superé la niebla.

¿Por qué nunca compartiste,

el teorema en tu cabeza?,

¿por qué no te decidiste?,

y olvidaste la estrategia.

A veces quise rendirme,

consiente de tu belleza,

de tus bromas y el despiste,

sin temerle a la sorpresa.

Nunca lo supe posible,

eres como esos cometas,

que se van sin admitirte,

que volar no es un problema.

¿Por qué no me detuviste,

cuando me fui a otro planeta?,

¿por que siempre defendiste,

con honor todas mis guerras?

Sé que no soy la más simple,

también yo ignoré las cuentas,

a tu lado lo sublime,

y la intriga por bandeja.

¿Por qué nunca supe oírte?,

y me fallaron las piernas,

¿por qué no me desvestiste,

una noche de tormenta?

Y hoy que cada quien resiste,

en la piel más extranjera,

los dos sabemos que existe,

síntomas de turbulencia.

Tarde para descubrirte,

y besarte la prudencia,

tu ya tienes quien te cuide,

aunque solo yo te entienda. 

Comentarios4

  • Julio A. Rocha

    Quede enamorado de este poema, es muy muy muy muy bueno

    • Olivera Dayana

      Un placer que te haya gustado. Saludos

    • ronnin_muchukunda

      Me encanto la foto, muy buena

      • Olivera Dayana

        Gracias por apreciarlo.

      • Sebastián Maldonado S.

        ¡Muy buen poema!

      • Wellington Rigortmortiz

        me hace recordar mi primer romance de pubertad, muy buen poema niña, un abrazo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.