Dixon Calvo Cespedes

Día del niño a lo tico.

De mi infancia,
aquella etapa de inocencia
no anhelo casi  nada,
ni los cromos o los jackses
que nunca jugaba,
o las pelotas de estereofón
forradas en masking,
tampoco los bolis de 5 cañas.

Aún me recuerdo de mis paseos
cotidianos en BMX,
aquellas malmatadas
el olor a perro caliente del Music
o tener que ver Fantástico en el 7,
ir al cine al Mall ( San Pedro) en bus
que pereza daba irse en lata
no existían tarjetas de crédito
menos un whatsapp controlador...
yo no anhelo casi nada de mi infancia
porque fue más que grandiosa;
vieras que
lo único que extraño
era no haberte conocido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.