Dante Verne

Enemigo íntimo

Ajeno a mi destino

me aferro con pies de prófugo

a esta verdad de mí mismo que soy.

Ay, gran enemigo,

que revelas en la mirada de otro

la espina dorsal del abismo,

mi abismo propio,

certidumbre de espejismos

que me precipita o me yergue,

y luego reposa en el muro descarnado,

en el muro íntimo que se pierde

dentro de un gran laberinto

dentro de otro.

Fría estrella de llama fría que vivo,

que se disuelve en vacío,

hiriente vacío de masa inerte,

hiriente infinito,

hijo ardiente del tiempo consumido.

Ay, prófugo enemigo,

huye, pero vuelve,

sin ti, la guerra no tiene sentido.

Comentarios2

  • JoseAn100

    Me gustan las historias de enemigos. Todos los tenemos, al melos los que luchamos.

    profundo poema.

    • Dante Verne

      Y todos guardamos uno dentro.
      ¡Gracias por leer y comentar!

    • María Isiszkt

      Huye enemigo que sin ti la guerra no tiene sentido...muy bueno y muy cierto
      Un saludo cordial

      • Dante Verne

        ¡Gracias! Qué haríamos sin contradicciones que nos movieran.
        Un cordial saludo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.