FrankCostello

Caracas

 


La divina providencia
me castigó
por no querer viajar
a Caracas
nadie se mantenía callado
el ruido de las balas
sellaba las mentes
de los locos
el oasis estaba cerca
y a la vez tan lejos
no había paz en mi corazón
porque?
los tanques accedían a
los refugios de los niños
en las mañanas
y tomaban por asalto el aire
acondicionado
la torre de Babel se mezclaba
con las sangres de la ciudad
el camino de regreso
seria doloroso
pero no quedaba otra
salida



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.