Nicolás Blanco

I

Cuervos sin ojos
atacaron sin saber.
Durante la tormenta
el navío en el océano se perdió,
muchos años
sin rumbo alguno navegó.
Del navío hay que escapar
y desde la orilla saber observar.
 Cierra los ojos,
siente el peligro
de su inmensidad.
Hojas muertas no volverán,
ya no hay rencor,
vuelve al mar,
espera el alba,
te guiará.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.