Nicolás Blanco

Por andar en esquinas noches frías de lluvia

Mientras la ciudad dormía
sirenas se oían,
pasos distanciados,
gritos alejados,
manos largas
frías que hablaban,
una lluvia inesperada.
Gotas suaves
que limpian el alma.
Ya no hay frío,
estas vos.

Comentarios1

  • YA SABES QUIÉN...

    Corto en versos y grande en su sentir.

    Demuestras que para la justa medida del amor no le faltan más palabras.

    Un placer leerte amigo Nicolás.

    • Nicolás Blanco

      Muchas gracias Hector por tus palabras, me ponen muy contento.
      Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.