Sara Human

Amada noche.

¡Oh! Mi amada noche.

Lléname de tranquilidad el corazón,

déjame escuchar tu dulce arrullo,

hazme sentir como en una canción.

 

Acompañame con Chopin y un buen vino

un poco de aire y tal vez un trino,

trae mis memorias del olvido

y déjame soñar cual si fuese niño.

 

Envuélveme en tu obscuridad.

Que el hoy pronto será un recuerdo

Y poco tendrá que pasar.

 

A través de la ventana entra distante la luz lunar,

y junto con tu obscuridad

melancólica he de estar.

 

Nostálgia y ambiciones llegan contigo,

algunas veces el arrepentimiento autoinfligido.

Y el silencio de la gente al descansar

llena la habitación cual silbido,

escucho la nana de la tierna madre

y el respirar del dulce infante.

 

¡Oh, noche! inúnda mis sentidos,

Déjame adorarte un poco antes de nuestro destino.

Vivir cada día para estar contigo

 tu morir cada noche para estar conmigo.

 

 

 

 

 

 

Comentarios1

  • Kevin Barrios

    dulzura y melancolia , una hermosa combinaciĆ³n , un abrazo desde chile :)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.