mario mena mena

El Ser

Sin duda es grandioso el pétalo de la cultura

pero ahí no está pleno el ser humano

Con ella nos hacemos del lenguaje,

de un puñado de costumbres

una forma de ver el mundo

la manera de vestirnos,

de hacer nuestras comidas,

y también de pensar y creer en Dios.

Pero la cultura no es el Hombre,

es sólo su forma de ajustarse al paisaje,

al clima y a su historia

La manera material de pensar su existencia.

La cultura no es la flor, es un pétalo.

 

Guste o no es cierto que están las clases

con sus formas de luchar por el sustento

con distinta tenencia de bienes,

para unos mucho, para otros poco

desiguales accesos al trabajo, a la belleza

al poder.

Pero la clase no es el Hombre

es sólo estamento de control y poder

forma de organizar trabajos y vidas.

La clase no es la flor, es un maltrecho pétalo.

 

La personalidad es universo intrincado en laberintos

Variedad cromática en movimiento

Donde voluntad, intelecto y sentimiento

construyen la difícil tarea del acuerdo  

de un hilo conductor que aunque oscilante

es un tipo único junto a otros tipos hermanos.

Pero la personalidad no es el Hombre

Ella es el instrumento con que cada alma

interpreta su particular y personal canto.

La personalidad no es la flor

es un intrincado pétalo.

 

El ser que somos todos,

la transparente unidad indestructible

semejante a Dios

yace bajo cada uno de estos pétalos

botón entre botones

epicentro de luz entre la luz

Lo que queda cuando todo muere,

lo que alumbra cuando todo se apaga

Ser que realmente somos

Tesoro que vale todo esfuerzo

Principio de todo principio

Motivo del probado amor de Dios.

El Ser es el Hombre

El Ser es la flor.

Comentarios3

  • Ana Maria Germanas

    El ser, la incognita resuelta, estupendamente, con la amabilidad, que se le da a una flor preciosa, cuyos petalos le dan significado,muy hermosa Mario.-

    • mario mena mena

      Muchas gracias por la lectura y el comentario, que me ayuda comprender la propia idea.
      Un tema complicado, porque todos reclaman tener el objeto, El Centro de lo que es el Ser humano, la psicología dice su parte, la sociología la propia, la antropología cree que nos explica, la teología lo suyo, y la filosofía nos pregunta y nos pregunta.
      Y, bueno nos expresamos en tantas formas, que algunas veces nosotros mismos confundimos nuestro ser con las formas, las exteriorizadas; pero no: hay un punto final, eterno, donde uso un metalenguaje, donde incluso ya no pertenezco a una patria o a un planeta, donde me vuelve universal y eterno.

    • Fabio Robles

      Mario muy buena tu prosa sobre la cultura y el ser , la diferencia entre el medio donde se desarrolla y su esencia esa flor que buen dices. Saludos mi estimado amigo

      • mario mena mena

        Excelente tu percepción: la esencia, donde las formas cobran sentido y lo pierden.
        Donde nos vemos tal como verdaderamente somos: semejantes a Dios, ni más ni menos. De esto es de donde viene nuestro valor, no de esas externalidades, que aunque bellas, sorprendentes y complejas, son toda la utilería para existir en este mundo.

      • elenas

        Tienes una manera de pensar muy correcta y a si escribes ojala todos pudiéramos ser a si..
        Elena

        • mario mena mena

          Todos lo somos, solamente hay que despojarnos de tantos otros que piensan y hablan en nosotros por nosotros; ellos quienes nunca conocimos, y a los que quizá su luz corresponde a una estrella muerta.
          Hay que oír el silencio en silencio.
          Empezaremos a ver los múltiples pliegues de todas las cosas, pliegues vivos y amorosos de lo cual somos parte. Integrados todos, luminosos, tal cual de quien provenimos.
          Más abajo de este barro, somos su soplido maravilloso, luminoso.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.