César Pérez

FIN DEL CUENTO

El

la dibujaba con palabras,

la poseía con Poesía,

El

jugaba a ser poeta.

Ella

jugaba a ser insensible.

Murieron.

Ella

reencarnó en una paloma,

siempre tuvo cielo y alas.

El

reencarnó en una piedra,

siempre tuvo soledad y polvo.

Ella

volvió a morir,

ahora a pedradas.

El

fue tallado por manos artistas.

Se exhibe en un museo. 

 

 

Comentarios1

  • egarzazul

    que excelente poema, gran inspiración, felicidades amigo poeta, me gustó mucho, corto, pero de gran contenido y enseñanza, saludos.

    • César Pérez

      Muchas gracias¡ Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.