Eloy Mondragón

PERPETUO AMOR

Yo vi luz de unos rayos, en mi almohada
calentando mis gélidas mejillas
al albor de las tantas velas frías
libaba una caricia... almibarada.

Percibí, asimismo, de una alondra
el sutil arpegio en el trinar
y... con su celestial cantar
me llegó también, su habitual ronda.

Era mi madre, desde el cielo me asistía
ofrendándome su atisbo maternal
asía mi angustia, la hacía suya.

Mas nunca luz habrá, la substituya
ni diamantes, ni perlas, ni vil metal
ni el oro todo, de las sacristías.


© Eloy Mondragón

Comentarios3

  • AZULNOCHE

    Una belleza tus palabras.
    Leí tus versos y los leí de nuevo.
    Precioso el sentimiento que encierran!
    Un abrazo!.

    • Eloy Mondragón

      Otro abrazo para ti, querida amiga. Muchas gracias.

    • Aqua marina

      Una madre ausente físicamente
      pero presente en nuestro corazón siempre, es amor eterno en nuestro latir. un placer leerte.
      saludos!

      • Eloy Mondragón

        Así es, querida amiga. Muchas gracias.

      • YA SABES QUIÉN...

        Una dulzura de versos
        al amor
        más dulce
        y cierto.

        Felicidades!!!

        Y abrazos.

        • Eloy Mondragón

          Amor sin igual el de una madre. Abrazos, Hector, y muchas gracias.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.