Esteban Mario Couceyro

El taller de escultura

En la mesa yacía

esa cabeza

saliendo entre los plásticos

surgiendo

del pasado

como un viajero

sin tiempo.

 

Belleza equívoca

de juventud

…….

la mirada fija

apenas insinuando

la intención de hablar.

 

La cabeza

fue testigo

del tiempo pasado

de miradas enamoradas

turbadas

en la duda

de las palabras abortadas

en el destino de esa mirada.

 

Mis manos

tentadas

de caricias a veces dadas

se aventuran

en la suavidad del mármol

sintiendo el último latido

del ángel decapitado.

 

 

Comentarios2

  • Amorina

    Surrealismo y algo más... Crece en tensión el desarrollo de tus letras

    • Esteban Mario Couceyro

      Gracias por tus palabras, el relato comienza con una situación aparente y deriva a otro o varios desenlaces posibles. El surrealismo está en los equívocos y suplantaciones entre la realidad y la suplantación de la misma.
      Básicamente, es un juego entre la insinuación de las letras y tu interpretación personal.
      Un abrazo
      Esteban

    • anbel

      ¡La de cosas de las que habrá sido testigo!....Un abrazo.

      • Esteban Mario Couceyro

        Casi tanto como los espejos, desde niño tuve recelos de los espejos y pinturas o esculturas con personajes que me miraban.
        Un abrazo
        Esteban



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.