Esteban Mario Couceyro

Despertar, maldito despertar

Amaneció una vez más

y Felisa

despierta en la luz del sol

que por la ventana

se cuela tibio

ladrón de esa piel

que de a poco

comienza a besar.

 

Felisa

piensa en hombres

apuestos, dulces

que harían de igual manera

besarla como lo hace el sol

con lentitud

mientras ella

deja que la cubran

de promesas

lujuriosas promesas

cielos

infinitos de gloria.

 

Pero la nube maldita

tapa al glorioso sol

dejándola desnuda

sin uno solo de esos besos

tibios besos

dado por el sol.

 

Rápidamente Felisa

se levanta

vistiéndose

para ir al colegio

hoy tiene examen

de matemáticas.

 

 

Comentarios3

  • Fabio Robles

    Ni modo no le dio la aritmética y la ecuación la llevó a la realidad . Muy bueno mi amigo, saludos

    • Esteban Mario Couceyro

      Un cálido despertar, seguido de una cruel realidad..., así es la vida.
      Mis saludos
      Esteban

    • Beatriz Blanca

      Pobrecita la comprendo, nunca logré ser buena en matemática. Para mi era un suplicio entenderla y razonarla.
      Que tengas un buen sábado a pesar del fuerte viento. Saludos

      • Esteban Mario Couceyro

        ¿Quién pudiera tener esos años?..., en los que era tan facil soñar.

        Los vientos, tensan las velas, llevándome al inevitable destino... (buen inicio de un relato).
        Un abrazo
        Esteban

      • anbel

        Felisa y sus ilusiones...¡benditas ilusiones!...Un abrazo.

        • Esteban Mario Couceyro

          La intimidad de una adolescente..., de la gloria a las obligaciones, en un segundo...
          Recibido y correspondido
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.