Esteban Mario Couceyro

El reflejo de Carlos

Carlos y su reflejo

en el espejo

sucesión

de si mismo

al infinito

cada mañana

se miraba

en el desquicio

del espejo

anunciándole

que algo no estaba

como debería

entre él y la vida.

 

Arreglaba su corbata

al tacto de la mano

tomaba sus cosas

abriendo la puerta

saludando con la voz

sin que nadie respondiera

a esa ausencia

y salía

a la calle

donde todos mostraban

sus espaldas

sin caras

y corbatas hechas

de memoria

con las manos.

Comentarios3

  • LoboRamz

    muy reflexivo poema, poeta Esteban saludos bella tarde

    • Esteban Mario Couceyro

      Es una vida, en la que cada vez hay más espaldas...
      Gracias por tus palabras
      Un abrazo
      Esteban

    • anbel

      Siempre un gusto leerte. Cruda realidad en un mundo en el que cada uno va a lo suyo. Un abrazo.

      • Esteban Mario Couceyro

        Es un síntoma preocupante de la sociedad, esas odiosas espaldas...
        Mi mejor saludo
        Esteban

      • Beatriz Blanca

        Cada vez hay mas seres mostrándose de espaldas a la vida. Solo les preocupa lo suyo y nada más.
        Es una realidad innegable.
        Un saludo sin espalda.

        • Esteban Mario Couceyro

          Así es Beatriz, es una conclusión que agobia los años que uno lleva intentando vivir, pero no todo está perdido, para eso estás vos y otros tantos...
          Vos sos maestra y voy a contarte algo. Cuando empecé la escuela en primer grado superior (el inferior lo rendí libre), me sorprendió ver las espaldas de los compañeros, al formar filas. En ese momento sentí algo que no podía explicar pues hasta ese momento, la vida se daba de frente.
          Fué una experiencia importante en mi vida.
          Un saludo como debe ser, sincero.
          Esteban



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.