Caramelo de Ricina

Inopinatum

Súplicas arañando la puerta 
y un egoísmo sordo detrás de ella. 

Desconsuelo que trepa por mi tibia como hiedra venenosa, 

que se extiende despaciosamente a través de mis tejidos 
como gangrena, 
como una copa de vino derramada sobre un casto mantel, 
nieve inyectada de sangre, 
mi sangre ensuciando tus palmas,
regando tu vientre de gestante 
que echa raíces en una exculpación putrefacta.

Y darás a luz tanta oscuridad 

mientras latan mis párpados purulentos 
a un costado del olvido.

Y te embriagará imaginar 

debajo de tus yemas 
la suavidad de una cicatriz de expurgación, 
bestia dormida.

Comentarios2

  • MonoFloyd

    Es un poema de desamor? eso me pareció al leerlo.

    • Caramelo de Ricina

      Es interesante que lo hayas interpretado de esa forma, quise dar muchos mensajes. Y sí, uno de ellos era el desamor, sin limitarlo al desamor romántico. ¡Saludos!

    • Daniel Terán

      Es excelente! Precioso!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.