Raúl Navarro

Una última lágrima

Un apasionado y dulce nuevo amor

toca las puertas de mi alma,

yo que no recordaba el sabor de los besos,

había perdido la esperanza,

pero gracias a Dios que todo lo cura

el tiempo y la distancia,

eso sí, antes de abrir de nuevo la puerta

caminaré cerca de tu casa,

para decirte adiós, esta vez para siempre

con un nudo en la garganta,

adiós a los fuertes besos que nos dimos,

al sabor de tu piel y tu fragancia,

adiós a tu risa y tus graciosos gestos,

adiós a la música de tus palabras,

y al acordarme de ti derramaré en silencio

una última lágrima.

Comentarios2

  • john morales arriola

    Todo lo cura el tiempo hasta esa última lágrima.
    y lo que no cura el tiempo, lo cura la muerte.
    Muy buenos versos polimétricos.

    Saludos

  • LAYA MIR MAR

    Que triste es el final de ciertas cosas, la soledad que se siente cuando solo ama uno, donde eso, no se puede elegir ni obligar, es así... y digerir que a veces hay un punto y final. Un saludo.
    LAYA MIR MAR



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.