Necrofagotimes

Pis(/h)ado.- (27/03/2017).-

Pisaste ese charco sin fondo que era puerta
   A tus terratemblores costosos,
   A nuestras ingrávidas rapsodias, a este llanto
         Rítmico y caliente.
Pisaste hasta perder el tobillo, la compostura, 
         El rescoldo que fui entre tus manos:
                           La ceiba y la hormiga dorada.
Pisaste entonces, cuando el granizo 
   Nos talló al apedrearnos, nos apadrinó al fallarnos.
Pisaste hasta entrever el niño que te hice al pronunciarte 
            Y aún yace en tus cristales apagados que se soplan
            Y son botella (bajo tu pie incauto).
Pisaste conmigo, marchando en contra del viento pero siempre
                                    A favor del camión recolector de basura.
Pisaste y ya no hubo materia, sólo estos 
                                                Grises ahogándose en sílabas tónicas
            Y el charco donde zozobraba tu reflejo- infectado de ternura-
                     Como una ilusión óptica susurrándonos desde lo acre.
Pisaste más allá de mí, donde el disturbio reinó
                                                Escondiéndose, gritándonos
         Desde donde nuestros brazos no pueden
                                                            Pegarle. Nuestros brazos,
                                       Que alguna vez se contentaron con rodear 
                                          Al otro en una pegajosa noche de hastío
                                                            En que pisaste mi portal.

 

 


Pisaste donde mi taciturna milonga y tu perezosa 
      Cadencia le daban sombra a la vereda del empedrado.
Pisaste la fruta de mi sexo hasta que el zumo del horror 
                                    Blanqueó algún consuelo,
               Alguna monedita de cinco centavos (¿dentro de tu zapato?) 
            De las que mamá nos daba para que arrojáramos en la fuente.
Pisaste aquel pozo que reverbera bajo la cuerda 
                     De un arco. La flecha tensa nuestras miradas, 
                                       Siembra manzanas sobre tu cabeza
                                                      (¡Ay, tu empeine!) o mi nombre.
Pisaste los enseres fraternales, prostibularios, que a trasmano
            Limpiaron tu encorvada cordura, de un traspié,
Pisaste como aspirando una línea cualquiera sobre el cristal 
      Donde yace nuestro niño descalzo,
      Ese que sos en el fondo de un charco.
Pisarás una vez más,
                           Sabrás que me has amado,
                              No habrá vuelta atrás,
                                 Yo habré
Pasado.

Comentarios1

  • GuillermoO

    Mucho; me gusto mucho.
    Me gusto mas la segunda version.
    abrazo
    GuillermoO

    • Necrofagotimes

      Gracias, GuillermoO. Sí, se está en permanente reedición, de los textos y de nosotros mismos, jaja.
      Abrazo!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.