Margarita Rodriguez Romero

Si acaso

Si acaso me ven y estoy ausente

con la mirada quieta,

con la sonrisa apenas,

las palabras se deslizan sin sentido,

cortando el viento

y mi pecho tal vez,

ahogando el llanto.

 

Si acaso mi rostro

tiene un dejo de dolor atravesado

y en mis ojos se asoma

la sombra de una espina,

déjenme vivir mi oscura pena,

no le eviten a mi alma la zozobra,

que así, apenitas, 

va destilando las heridas,

que así, de poco a poco,

va vomitando el corazón

que marchitado

no le importa terminar a media calle,

sepultado en el olvido.

Comentarios1

  • Bambú

    Uff, qué preciosidad! Es importante, necesario, fundamental hacer el duelo ante un suceso penoso. Hay que dejar que el corazón llore y sane
    ¡Enhorabuena por el poema!

    • Margarita Rodriguez Romero

      Gracias por tus palabras. Si fueron dos años de duelo y apenas estos versos ven la luz…los tenía guardados para cuando las heridas sanaran, poder leerlos y platicarlos.
      ¡Un abrazo!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.