ErC

Memorias de un obrero.

Gotas, infinitas gotas
can por mi frente,
saltan en mis arrugas.

Se agota el tiempo,
mis músculos cansados,
mi alma llora.

Veo a mis hijos
crecen, vuelan las horas,
el tic tac avanza rápido,
mi tiempo termina,
mis hijos florecen,
yo veo casi nada.

La rutina laboral
traslada a un infierno
mi agotado cuerpo.

Veo a mis hijos dormir
en la frescura del alba,
veo a mis hijos dormir
en el ocaso del día,
¿Cuándo los veré vivir?

Camino lento,
sigo laborando
perdido en este mundo,
cruel mundo
que consume mis ideas,
exprime la vida, mi vida. 

Me quedaré en el camino
envejeciendo, trabajando,
luchando por ver vivir a mis hijos.

Comentarios4

  • kavanarudén

    Muy bien expresada la fatiga, el dolor, el sufrimiento del obrero.
    Versátil tu pluma amigo y poeta
    Un placer leerte
    Que tengas un buen día

    • ErC

      Un fuerte abrazo mi hermano, el dolor del obrero se transmite por los ojos.

    • Evandro Valladares

      Muy sabias y humanas reflexiones. Ese amor- entrega filial. Felicidades amigo.

      • ErC

        Es un todo amigo.

      • myrnamel

        Me encanto tu poema! Muy real y bonito! Saludos

        • ErC

          Muchas gracias Myrna espero seguir leyendote por aquí.

        • Max Hernandez

          Una cruda realidad que has pintado de manera magistral
          Abrazos
          Max

          • ErC

            Cruel es poco amigo. Abrazo.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.