Araceli Vellber

31.

La poesía empezó en mí, contigo

tú en tu lado de la cama,

yo, en el mío, lanzándote versos

y tú, recibiendo besos,

cuando te desabrochabas el botón de la camisa

despertaban mis ojos,

cuando tus manos decían un si

y las mías aceptaban ese te quiero,

aunque desconociera todavía la hora

que tu corazón

era capaz de cambiar las agujas de mi reloj

y yo, que no entendía de sábanas, ni almohadas,

pero todas hacían juego con el carmín de tus labios

y ese cabello pelirrojo

saltaba al acantilado de mi pecho.

La poesía no terminará contigo,

ni conmigo,

ni en nosotros,

tal vez tenga ya su propio asesino

que le escriba.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.