mabel puertas

Mi guitarra

Tengo una buena guitarra

Para cantarle a la vida

De su voz sale mi herida

que la lluvia ya la arrastra.

 

La alegría que provoca

En la hondura de mi alma

Deja en las rosas la calma

Y el silencio allí en tu boca.

 

Oh, guitarra que mis manos

Torpes aún te molestan!,

Ya verás cómo tus cuerdas,

Emergen con la dulzura.

 

Hecha de sol tropical

En esta Cuba que amo

Cantándole a mis hermanos

Sin lenguaje coloquial.

Comentarios2

  • Estanislao Jano

    Hermosas letras.

    Saludos

  • Milo T

    "Cuando escucho mi guitarra,
    siento que todo es mejor,
    y que todo se me aclara,
    todo a mi alrededor,
    es como escuchar distinto,
    es como escuchar mi voz.

    Cuando mis dedos se mueven,
    en su fino diapasón,
    de las notas de sus cuerdas
    hay una conversación;
    mi guitarra y yo tenemos
    una extraña relación.

    No me gusta darle efecto,
    ni modificar su voz,
    su sonido así es perfecto,
    y así es como la quiero yo,
    como esta sonando ahora,
    no hace falta distorsión.

    Recuerdo aquella noche,
    cuando ella apareció,
    desde entonces me acompaña,
    donde quiera que yo voy;
    mi guitarra y yo tenemos,
    algo común entre los dos".
    (Norberto, "Pappo", Napolitano, guitarrista argentino).

    Gracias por esta Oda a la guitarra, Mabel.

    • mabel puertas

      Gracias a tí por enviar ese poema tan bello que expresa la empatía, lo sublime de la relación entre la guitarra y su dueño.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.