Aviador nocturno

Hibernación

Qué no muera… no

Este cariño santo

 

¡Dios!, no lo permitas… no quiero

Reduce el metabolismo de mis células

Para que entren

Mis tejidos como en coma

Y punto

 

 

Y luego que pasen mil años…

Y despierte

Para ver solo días de añorada primavera…

 

Aquellos que transcurren en la cara de mi amor

Tan dulce…

Y que me lluevan las miradas de sus ojos

Y que me cubran los besos de su boca

Mientras se funden

Invierno y soledad en mis arterias

Comentarios1

  • Alexandra L.

    Hay mucha emoción, belleza e intensidad en tus letras, Placer leerte.

    Un saludo cordial, feliz noche, Alex.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.