Luis castro

NATURALEZA FATAL

 

Despierto…

Al abrir mis ojos, estos se encandelillan.

Mis sensibles pupilas no soportan la luz del nuevo día.

¡Un día más, Oh Dios mío!

Escucho los sonidos de la vida.

Los pasos de las personas que hablan, los carros que pasan.

A lo lejos una sirena que me hace presentir lo peor.

Los pensamientos se me vienen como torbellinos.

El trabajo, los clientes, la familia, mis hijas…

La vida me reclama.

Un cosquilleo de angustia se dispara y el vientre se remueve.

Sé que el miedo despierta conmigo y me hace sentir su presencia.

¡Aquí estoy! me dice.

Y  lo siento como el hilo podrido que toca todo el telar de mí sentir

Entonces el miedo se convierte en pánico.

Cojo las cobijas con fuerza y me escondo para no ver la luz.

¡Yo no quiero salir, No!

Todas las fuerzas enfermas de mí ser, rechazan la existencia.

No me gusta la vida, no quiero, ni puedo vivir.

Yo lo que quiero es morir…

Y muerto estoy.

El estado de aniquilamiento y postración es total.

He aquí un despojo humano que no sirve para nada.

De lo profundo de la angustia y depresión sale el grito desgarrador y desesperado:

¡DIOS! Ten misericordia de mí.

Y en instantes, siento una sensación de presencia, no de aire, sino de espíritu.

Y de pronto me veo levantado, como Lázaro, de entre los muertos y los escombros humanos.

¡Levántate y Anda!

Y soy puesto en la vida, y se me permite ir y hablar.

Y entonces comprendo que se está haciendo por mí, lo que por mi mismo no puedo hacer.

He aquí el milagro diario.

Yo no soy nada, Dios lo es todo.

¡Con que ésta es la perfección del creador!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios2

  • Pilar Salazar

    Mi estimado amigo, toda esa belleza que te circunda es obra de Dios, el hombre es su obra más perfecta, esa fuerza que te levanta, es el Ser Superior que habita en ti que te da ese impulso.

    Muy bello tu poema, es una oración de reconocimiento a nuestro Dios Creador.

    • Luis castro

      Lo perfecto de lo imperfecto es el Espíritu que obra.
      Hoy todo mi ser es el clamor de la misericordia de Dios.
      He aprendido a reconocer mi insuficiencia como lo creado y a reconocer la suficiencia de mi Creador.
      Hoy, no me es posible vivir sino a través de la oración, de la petición, del clamor, de la imploración a través de todo lo que hago y de ver y sentir todos mis estados limitados.
      Gracias por tus palabras, por tu mensaje, por tu amistad.
      Dios te bendiga a tí y los tuyos.
      Hasta pronto.

    • Violeta

      mi querido amigo ....tus versos traen en sus letras lo que indica el titulo---solo te digo debes de tener calma....y sobre todo mucha fe que por lo visto ya la tienes ...besitos

      • Luis castro

        VIOLETA:
        Gracias por tus palabras
        Me siento acompañado por tí en esta maravillosa experiencia de escribir
        Te comparto que al pensar que escribir, de pronto me llega el sentir de un estado de mi ser, el cual titúlo, y de allí se desprende la experiencia que se convierte en poema.
        En el día de hoy, escribí un poema que surgió de la titulación de una experiencia personal, ya no de un estado.
        De nuevo muchas gracias por tu amabilidad para conmigo.
        Me despido deseandote lo mejor para tí y los tuyos.
        Dios te bendiga y te guarde.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.