Milo T

Días de inocencia

Alumbrado, nazco al portentoso orbe.

Cálida leche; me arropan y mecen

brazos de mujer, dulzuras maternales.

En tierno derrotero, mi infancia florece.

 

Rosales y geranios atestiguan un albor;

presencian el candor de un mozo, adolescente;

que escribe sin ton ni son

sonetos de amor renuente.

 

¿Cómo volver a ese ayer?

¿a esos días de inocencia?

La inocencia de esa piel

que fuí junto a aquél rosal,

antes que la vida, pasase fugaz.

 

 

Comentarios3

  • soki

    Hermoso amigo Ramiro, gracias por compartir.
    Abrazos, Soki

  • Milo T

    Muchísimas gracias, amiga Soki. Besos.

  • Alberto Escobar

    Sugerente. Encierra la intensidad de la emoción contenida en un botón de rosa. Felicidades. Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.