El Corbán

EL CORDERO



Recordaba aquel cordero,

Que con sumisa devoción

Seguía a su pequeña dueña,

Si bien es cierto no es como un perro

Bravo y protector,

Más, Si causaba admiración

Tan frágil animalillo sediento de protección

Aferrándose a aquella niña

Como si fuesen de la misma especie

Pero sumisa y humilde,

Bastó con dejarla de ver un instante

Para que el pequeño animal grite con desespero

Sintiéndose completamente abandonado

Y perdido, perdido sin esperanza,

¡oh, si fuésemos como aquel irracional para asuntos espirituales!

Aferrados al Eterno permaneceríamos

Sedientos del agua viva de su palabra

Sordos, sin importarnos los pueriles labios humanos

Y pendientes... de nuestro amoroso dueño celestial,

Aquel que se llamó así mismo EL BUEN PASTOR.

Comentarios4

  • El Hombre de la Rosa

    Muy hermoso tu genial poema estimado amigo El Corbán...
    Un placer su lectura...
    El Hombre de la Rosa

    • El Corbán

      Gracias por el amable comentario amigo Críspulo.
      un fuerte abrazo.

    • Maria Hodunok.

      Si fueramos, como aquel Ser,
      Que distinta seria la vida.
      Un honor volver a leerte, poeta.
      Abrazos del alma.!!!!

      • El Corbán

        Gracias María, siempre tan linda y amable.
        un fuerte abrazo.

      • nelly h

        Bueno... bueno... pasmada de admiración al terminar de leer este tierno poema.
        Tan reflexivo y lleno de espiritualidad.
        Me ha gustado mucho
        Un abrazo

        • El Corbán

          Gracias estimada Nelly,
          siempre es un gusto tenerte por aquí.
          un fuerte abrazo.

        • Paloma P.P.

          Muy bonito tu poema sobre el cordero y el buen pastor que es Jesucristo. Un fuerte abrazo amigo.

          • El Corbán

            Gracias por el amable comentario.
            saludos y cariños.



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.