Inexistente

De un pasmo a otro.

El engaño de hablar, cuando cada minuto
                                                 es ficticio,
                                                 cada segundo un fracaso.
Un puñado de voces perdidas tomándose el tiempo
a sorbos amargos.

Una barda al encuentro de los
                                                 sueños esclavizados
                                                 en la pancarta
                                                 o en la palabra que coarta,
angustia entre las rejas del tras mundo.

La paloma se apura ante la paja seca,
no es el insulso sabor que le atrae, es el derecho
                                                 de su forma de ser
                                                 -y del ser ejercer-.

Se desabriga la razón, lucha esposada,
sus adversarios… moralistas impúdicos,
                                                 ¿El temor –a hurtadillas-
                                                 se acuesta con la valentía
para engendrar componendas?

En los pantanos hay ranas
                                                 saltando de palma a otra.
(Las fronteras las dicta el pantano).

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.