Esteban Mario Couceyro

Pánico

La puerta, lentamente se abre

mi mano humedece el pomo de bronce

mientras un fino haz de luz brillante

enceguece mis ojos dilatados de penumbra.

 

En ese pequeño espacio, veo el exterior

la vereda, los árboles, hasta la esquina

poblada repentinamente de tráfico

habilitado por el semáforo de la otra cuadra.

 

Imprevistamente, a mis pies asoma un perro

mirándome atento,con inquieta cola

por detrás, su dueño pasa mirando de reojos

me oculto y espero.

 

El cuerpo se tensa en infinito hormigueo

ya no pasan autos, pero una motocicleta

se instala en el universo, colmando todo en ruido

Cierro los ojos y mi nuca estalla de dolor.

 

Pasa un siglo o dos y abro la puerta

La luz me inunda como una enorme mano

debo salir, caminar como los otros

sonreír, saludando quienes cruzo.

 

Miro arriba en el cielo claro

donde unos pájaros vuelan en círculos

mis brazos quieren ser alas

en un mundo sin pánico.

 

Comentarios2

  • gaston campano

    Los pájaros volaron
    para tener quietud en sus alas.

    El miedo es cosa viva y se vive en ráfagas dormidas.
    Saludos cordiales.

    • Esteban Mario Couceyro

      Gracias por tu comentario, el miedo es un muro, aún más alto que la dificultad...
      Un abrazo.
      Esteban

    • Beatriz Blanca

      Una situación de pánico real, he visto personas sufrir ese trastorno emocional y es tal cual lo describes.
      Me alegra seguir saludándote sin padecer esas cosas. Que tengas un excelente día.

      • Esteban Mario Couceyro

        Me alegra que mi personaje, te resulte real. Para mi es un desafío ponerme en cada personaje, especialmente en este, pues disto del perfíl descripto, soy proporcionalmente seguro frente a las dificultades.
        Mi personaje, ha quedado en un rincón oscuro, soñando con las aves volando, en ese cielo ideal.
        Lo mejor para vos.
        Esteban



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.