Alejandro Ayalá

Así te conocí

Abriste la puerta,

te asomaste como viento suave y agradable,

tomaste asiento, y me perdí intensamente en tu naturaleza;

Fue algo tan exquisito verte:

Cabello caoba, piel caucásica

y un temple penetrante.

 

Tu dicción era como narcótico para mi alma

aunque parecías modorra por las mañanas,

tu circunspecto siempre estaba a la altura para tu hermosura;

me imagino que tu contrayente está siempre loco por ti.

 

Para mí conocerte fue como paladear mi mirada;

Mis neuronas no sabían cómo reaccionar

al ver tu coeficiente derramado sobre tu primor.

 

Todo está perfectamente entrelazado:

tu sonrisa con tu matemática para hablar,

tu mirada con la naturaleza de tu ser,

tu guedeja con el viento que como esporas esparce el dulce olor a ti;

Eres una erudita con sabor a sublimidad beldad

que traspasas la esfera de mi intelecto, pero más de mi corazón. 

Comentarios3

  • mario mena mena

    Descripción mágica.
    Hermoso.

    • Alejandro Ayalá

      Muchas gracias don Mario por leerlo y por su comentario.

    • nelly h

      Poema de mucha exquisitez.... tienes oficio poeta ...!

      Un abrazo

      • Alejandro Ayalá

        Muchas gracias amiga pues pronto subiré más ya que es un poemario que publiqué el año pasado acá en mi país El Salvador. En total son 22 poemas dedicados a ese amor platónico.

      • kavanarudén

        Excelente
        Un placer leerte poeta.
        Un abrazo

        • Alejandro Ayalá

          Muchas gracias por su comentario y por tomarse el tiempo de leerme e igualmente un abrazo desde El Salvador.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.