María Alejandra Pérez Sojo Kunapiache Pluma de Oro de las 5 Águilas Blancas MAPS Alejandrita

Amores de Rojo Terciopelo


AVISO DE AUSENCIA DE María Alejandra Pérez Sojo Kunapiache Pluma de Oro de las 5 Águilas Blancas MAPS Alejandrita
Hola mis amigos del Alma les notifico que en todo este lapso de tiempo de mi ausencia he estado realizando ajustes y en mi PC pues lo estoy arreglando para tenerlo listo y volver de nuevo con ustedes. Al parecer los hackers todavía me sigue hackeando cuentas en mis paginas y redes sociales, ya es un problema de ususrpacion de identidad grave por muchos y variados intereses que no comentare aquí. Soy mujer sola con mi madre y soy el blanco de los detractores. Cuando uno es correcto en su proceder entonces enemigos es lo que sobra. Mi vida esta en peligro. Bueno en esta pagina pude entrar falta ver si han cambiado algún poema.debo revisrlos. Mis amigos se les quiere y se les aprecia, espero me hayan extrañado tanto como yo a ustedes. Mis correos alternativos mas usados laspleyades_7@yahoo.es / maps.sirio.alpha.centauri@gmail.com. No tengo telefono celular solo el de mi hermano hackeado por alli me atacan las redes sociales 0412 014 5564 y 58 0212 9104504 Facebook Maria Alejandra Perez S. Aparezco con un perro Gran Danès en un casa de playa en el dia se ve el mar. Tengo otros facebook con la misma imagen pero un con atardecer y con perfil de un gatico blanco. Estos datos principales los dejo por si acaso esa gente me quiere desaparecer del mapa. S.O.S. mi madre y yo estamos en peligro las leyes aquí en Venezuela bien gracias hay que pernoctar. debo revisar los poemas que se los quieren ellos adjudicar para tener los derechos de autor de Safe Creative cuentas a las que ellos me impiden entrar. Maria Alejandra Perez Sojo. Debo revisar mis poemas por si acaso cambiaron algo.


Amores de Rojo Terciopelo

   Bravo! Caperuza!...Bravo! mientras danza con su traje rojo de bailarina sobre el gélido mármol blanco de Makrana del Taj Mahal. El Público se levanta y una luz roja proyectada sobre el fondo blanco del escenario devela un frío piso de hielo sobre los que se posa la niña con su caperuza de terciopelo, sobre filosos patines que al girar sin cesar dejan estelas de escarcha triturada que raspón el suelo y nos hace agua la boca imaginando un helado delicioso de frambuesas en nuestro paladar.

   Dice la Caperuza!...todo este mundo...todo este imperio blanco lo construyó un Príncipe para mí. Un Príncipe que llora sin cesar mi ausencia, Un Príncipe cuyo aullido lastimero se escucha proyectado en el cielo estelar de una noche negra...Aúlla mi Príncipe, aúlla mi lobo solitario, que ronda por muchos sitios y se agota...

   Y la Caperuza roja de rojo terciopelo danza girando, danza llorando, danza volando. Un espectacular salto giratorio sobre el suelo marca la pauta al tiempo que parece en el fondo del escenario Su Príncipe Aullador, vestido de lobo, de Sultán hindú, rasga la entrada al Palacio Blanco con su garra desgarradora. Aullidos lastimeros se proyectan por todo el escenario, la bestia engalanada llora sin cesar la fugáz y temida huída de su roja amada.

   Delirio seductor sufre nuestro hermosísimo Sultán. Engalanados de zafiros y rubíes ofrece lluvia de gemas a los pies de su Princesa Roja; pero ella con peculiar desvarío elude tal vez hasta sin querer las seductoras y románticas miradas que invitan a la amada a vivir ese idilio romancero de un peculiar y único amor.

   Mientras el tiempo transcurre "a contratiempo" en música, en movimientos, y gestos la danza se convierte en un inquietante y bello frenesí entre dos almas que se aman pero que el velo de la distancia marcará su acento final. Ella una Princesa humana bella y genial, él un Príncipe bestia y animal pero que fue tocado por el picaresco juego de Eros como todo ser mortal.

   La Caperuza Rojo Terciopelo, danza sobre la gélida pista de hielo y una triste mirada de la cabeza en retroceso fija la lejanía del lobo lastimero, con mirada penetrante se despide la Caperuza de su amado, dejando un escenario que disminuye el juego de las luces que otrora apuntaban a los personajes y que ahora en plena oscuridad enfocan los ojos negros profundos y misteriosamente tristes de la niña Caperuza mientras un aullido estremece al mundo del escenario.

 

Por María Alejandra Pérez S. Kunapiache MAPS Alejandrita

Caracas 2009

(Inédito) Todos los derechos reservados

Inspirado en el cuento de "La Caperucita Roja" de Perrault    

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.