walter rafael aguero gomez

Tú, el espejo de mi cambio...

La realidad se distorsiona,

las palabras se agotan

y el silencio se viste de equilibrio.

La vida 

se vuelve invierno,

necesito calentar la existencia.

Me desvisto del odio,

vuelvo a amar;

suelto el autocastigo

para retomar los buenos ratos,

la cotidianidad

vestida de mis valores.

Los sentimientos,

envuelven mis vivencias,

sin ser buenos ni malos;

solamente,

me muestran la verdad.

Los pensamientos

viven su eterna lucha

con la presencia divina;

mientras los miedos

juegan con la culpa

para recordarme la muerte.

El resentimiento

es el veneno que tomo

para matar a quien me daña.

El perdón

es el antídoto mágico

que cura mis heridas.

Tú,

eres la puerta de escape;

eres espejo 

que me muestra el cambio.

Decido,

morir a lo viejo,

dejo brotar lo nuevo.

Me amo,

te amo...

 

Comentarios1

  • kavanarudén

    Precioso y profundo tu versar.
    Pude poco a poco deleitarme en tus letras.
    Un vivir, un existir, un expresar profundo.
    Ese perdón que es bálsamo para el alma.
    Un querer vivir en plenitud.
    Un placer leerte
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.