Ángel Plaza Simón

Súbito oriolano

Camino vamos de Orihuela,
que no es su pueblo ni el mío.
Olor de almas de las rosas,
donde hablar de tantas cosas,
de Ramón y de Miguel
Ginés y Teodomiro.

En vez de tocar las suyas
toco las alas del viento: 
la niña vuela ligera 
y no permite lamentos.
No cesas, lobo, carrera,
ángel no amainas el vuelo.
Camino vas de la Vega,
compañero,
la baja vega del tiempo,
compañero...

Volveré a mis corazones,
de mimbre, cristal y fuego,
que no atienden a razones
y a mano forjan tormentas
sol poniente, compañera.

Puesto que hoy ya sólo escuchan, 
rebelde alma pajarera,
a los amantes rabiosos.
Y porque ya sólo escriben,
mi lejana compañera,
de almendros avariciosos.

Comentarios1

  • kavanarudén

    Preciosa inspiración
    Plena de sentimiento, sobre todo de ese noble sentimiento que llamamos amor, sobre todo amor por esa maravillosa tierra.
    Un gusto leerte
    Un abrazo desde Oliva.
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.