Alberto Escobar

Camino Arriba. Reencuentro.

 

 

 

Cuando el camino se vuelve tremendal.

Vuelvo a mi pueblo, a mis orígenes.

Vuelvo a tentar la superficie cálida
de aquellos que solo poblaban mis 
recuerdos.

Decido descender de la carreta que me
lleva sierra arriba, en busca del sol de
mi infancia.

LLevo solo un pequeño hatillo de
vivencias.

LLevo ilustraciones grabadas en afecto
de aquellos momentos que negro sobre
blanco salpican mi autobiografía.


Es el momento de que los recuerdos se
vuelvan carne y tiempo futuro. 
Pasado más futuro igual a presente por
que es una ecuación de suma cero.


Quiero que el tiempo retroceda para
salvar el paréntesis que rueda sin tocar
la hierba.


Necesito ser rumiante que sienta como
la fibra arrastra los estertores pasados,
el poso amarillento de la fría niebla.


Necesito ahora sentirme Quijote que
charla con Sancho, dejándose asombrar
por la lucidez insospechada de lo que 
creía inexacto, ínfimo, menor, burdo.

Quiero fundirme en las placas de cobre 
de una ilustración de Gustave Doré, que
sublime ataca las esencias del personaje.


Quiero renacer sin haber sido ceniza, sin 
haber galopado sobre el Ave Fénix, sin
haber escrito cual Lope y sus epígonos.

 

Cuando el tremendal se vuelve camino
y la poesía barca, óbolo y Caronte.

Comentarios3

  • jarablanca

    Somos como somos, precisamente por esos orígenes, por eso cuando nos encontramos perdidos, volvemos a ellos fisica o mentalmente, para poder encontrarnos. Me encantó ese reencuentro con tus raíces, esa manera de contarlo tan viva...
    Un placer leerte.
    Un abrazo.

    • Alberto Escobar

      Me alegro Jara de que te guste y de verte por mi casa. Besos casi extremeños.

    • Amalia Lateano

      Estimado Colega:
      Dúctil poesia de recorridos amables y de ideas
      pensadas entre el juego y el encantamiento
      de instantes y personas.
      Felicitaciones por la forma orquestada de toda la obra.
      Saluditos.

      • Alberto Escobar

        Me alegro de que te guste amiga Amalia. Ya pude comprobar tu destreza con el cálamo. Saludazos

      • Amalia Lateano

        Me he sentido doblemente halagada. Ya que cálamo es una bella palabra. Muy significativa.
        Tiene dos orígenes, como todo... Uno latino y el otro griego. Sin embargo, de mis estudios he llegado a la conclusión que todas llas culturas derivan de los árabes.
        Mil gracias. Saludos



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.