.Luz del alba.

Viviendo tras el espejo

Con las manos desnudas

y los ojos ciegos de tanta ilusión,

escribo a tientas

con el llanto amordazado,

ahora lejos, ahora cerca,

pero siempre dentro.

¿Para qué volver a abrirlos

si solo la falsedad me espera,

si allí afuera me acechan las sombras

y jamás podré ver la luz, la única

que nace con cada mirada suya, rota?

¿Para qué soñar como un niño

si al despertar la verdad es otra?

¿Para qué seguir gritando

detrás de unos tristes versos

si después el temor me deja muda?

Quizá me pese el alma

y aunque el corazón me duela,

siga caminando con mi soledad

buscando el horizonte donde se pierdan

mis lágrimas,

donde la lluvia cese,

donde no existan mentiras

y solo persista el eco de su voz

junto a la mía.

No quiero verme de nuevo

encarcelada en el espejo

donde se quiebran mis palabras,

donde el silencio viste la palidez

de mi reflejo,

y sus labios son como el viento

que mi boca exhala,

y de mí huyen, hacia todo,

hacia la nada.

No dejaré de ser nunca

aquella chica callada que todos ven

y en la que nadie piensa,

aquella que encuentra

en el eco de un verbo y un sustantivo

a su mejor psicólogo,

aquella que sabe escuchar

lo que nadie oye.

No dejaré de ser

aunque nunca sea,

aunque nunca sea

el perfecto detalle en el que fijarse,

la belleza de una sonrisa

plasmada en una imagen,

ni tampoco la canción

que todos conocen

y que siempre agrada.

Quizá sea el preciado secreto

de lo desconocido,

aquello de lo que nadie

se atreve a hablar.

Bajo esta capa que me envuelve

pongo de manifiesto

todo lo que late en el tacto

de mis ojos, que aunque ciegos,

saben de la experiencia

incluso con efímeras historias.

Seguiré siempre guardando

entre humildes escritos,

lo que mi garganta no pronuncia,

escribiendo siempre

con las manos desnudas.

Comentarios3

  • Nicolas_Otero

    uff! Te deja sin aliento lo que escribiste. Me gusto mucho.
    Saludos!

    • .Luz del alba.

      Muchas gracias. Un placer que te haya gustado.
      Saludos

    • Rafael Escobar

      Nunca escondas tu rostro
      de angelical poetisa,
      si hoy tu alma agoniza
      entre dudas, entre sombras,
      la luz que tú llevas dentro
      dará luz a tu camino
      y llegaras al destino
      que la vida te depara,
      es tu alma limpia y clara
      como fulgor estelar
      y eso hará brillar
      la belleza de tu alma.

      Mil felicidades dulce, melancólica y celica poetisa. Un gran abrazo de admiración.

      • .Luz del alba.

        A veces, incluso la sombra más tenue logra apagar la luz más intensa. Lo que el destino deparará es algo inexorable y en el camino pueden aparecer obstáculos que en ocasiones hagan derrumbarse tu mundo. Sin embargo, la oscuridad, como el llanto, no es eterno. Hay momentos en los que tienes que esconderte por necesidad y después cubrirte con valentía una vez que el temor se aprisiona.
        Un abrazo

      • Juliana Agredo

        Me he sentido tantas veces de esa manera, siento que este poema es capaz de reflejarme ahora y en serio, me veo allí, escrita, sin querer. Es hermoso, en serio lo es. Felicitaciones. Un abrazo.

        • .Luz del alba.

          Muchas gracias por tus palabras. Al margen de lo escrito, creo que es fácil verse en una situación así, especialmente cuando tu forma de ver las cosas alcanza otros puntos de madurez que el resto de personas menosprecian. Y es entonces cuando te refugias entre un par de textos que logren captar todo aquello que tu alma siente, aún sabiendo que serán pocos los que lo entiendan.
          Un abrazo



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.