Matías

Tempestad

Aquí me encuentro, junto a la insoportable

Comodidad de mi barco, navegando sin destino

Por las aguas turbias de un océano blanco.

Las aguas, siempre  tranquilas por la mañana,

Cambian de humor al caer la tarde. El tiempo

Impaciente, unido al viento salvaje, convierte

Los suaves vaivenes de las olas en puños implacables

Y ahora solo temo, pese a mi carácter osado,

Caer de lleno en el olvido sin poderte decir: te amo.

Comentarios1

  • Hugo Sánchez

    Muy buen trabajo

    Gracias por compartir

    • Matías

      Gracias, me alivia mucho este comentario. Compartirlo me lo recomendó un amigo, este es el primero que hice y le tengo un especial cariño. Gracias por esta buena critica!

      • Hugo Sánchez

        No le hagas caso a las malas críticas. Nadie tiene autoridad moral para juzgar el trabajo de otros.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.