Andrés.

Involucionando su ser.

Linda señorita,

de delicadas manos,

te posas frente al espejo,

y imaginas un mundo de sueños.

Niña con cabellos de trigo,

te paras al frente al espejo,

y esperas perder la mirada,

sueñas con ser una delicada reina.

Ahora, toda una dama,

todo el tiempo se quemo,

pero al final lo conseguiste,

ser una una mujer con empatía,

visionará y valiente.

 

 

Comentarios2

  • María del Rocío

    Lindo sueño, bella realidad.

  • mario mena mena

    Maravillosas ellas.
    Ser-ellas, y el sueño hermoso que son de sí mismas, y al mismo tiempo todo junto sólo se realiza - verdaderamente - cuando nos encuentran, y nos salvan con su amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.