Jorge Briceño

Inmóvil

Detente ahí ni un paso más,

grita desesperadamente algo en mis entrañas

al ver que arriesgo el débil eco de mi ternura 

y ella de su amor pasado llora pues el tiempo aún no la cura.

Raíces y grilletes celosas al suelo me aferran, inmóvil,

impidíendome verla, tocarla, sentirla.

Huracanes de angustia desean sus besos,

acechado por las calumnias que debilitan mis huesos.

Inmóvil e impotente no puedo hacer nada;

enraizada en su tristeza, sucumbe ante el brillo de mi mirada, 

  y rompiendo el celoso hechízo, se acerca y besa mi boca desesperada.   

Comentarios2

  • Elizabeth Chacon Stevens

    Inmóvil e impotente no puedo hacer nada;
    enraizada en su tristeza, sucumbe ante el brillo de mi mirada,
    y rompiendo el celoso hechízo, se acerca y besa mi boca desesperada.

    Inmóvil quedas ante sus besos imprevistos que rompen el celoso hechizo.
    Un placer leerte.
    Buenas noches.

    Eli,

    • Jorge Briceño

      Gracias por tu apoyo, tu opinion me hace soñar.

    • Raquel Cespedes

      Muy bueno Jorge
      Un saludo
      Raquel

      • Jorge Briceño

        Gracias por comentar, un abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.