Adrian VeMo

Animales

 

 

Pasan mis animales

y rebuzna el violín de Saint-Saëns.

 

Mis tarántulas-manos resbalan por esos hilos sonoros

y enveneno las palabras

¿podrán copular con una hembra?

¿en la eclosión de los huevos nacerán pensamientos-arañas?

destejo preguntas y las escondo en un oscuro bolsillo.

 

Recuerdo cuando quise tener fuerza de escarabajo

y vencer la masa

pero la masa fornida

tiende a no esclarecer

a manchar de tinieblas lo evidente.

 

Para trepar por los sueños

necesité la habilidad de los felinos,

en mi almohada despierta un leopardo cuando duermo

y sus uñas tienen el encanto de rasguñar el destino

 

A veces callo los colibríes de mi boca

no les permito que liben la flores de la mujer

revolotean en mi garganta

y se escapan aleteando en forma de suspiros.

 

Quise aprender el mimetismo

de los camaleones o de las mantis

para disimular en la piel del olvido

los recuerdos.

 

La alegría se me escurre como un jerbo,

trisca

noctívago en el desierto emocional,

la pierdo,

y no puedo huir de las fauces tristes

de las hienas

que ríen cuando deben lloran.

 

Tengo de nocturno

los ojos de lechuza

son más nocturnos cuando entonan una dulzura cansada

y se endurecen mis ojeras de plástico...

 

pasan mis animales

y me quedo con el cisne en los dedos

de Saint-Saëns.

 

Comentarios7

  • luna de hielo

    TIENES LA ALEGRÍA EN CADA LETRA, COMO LOS LOROS SU ALGARABIA CUANDO DESPIERTAN.

    BELLO Y ENTRETENIDO POEMA, MI QUERIDO ADRIAN
    QUE GUSTO LEERTE DE NUEVO.

    saludos y un afectuoso abrazo de oso :)

  • Elo

    Semejanzas muy interesantes has encontrado en los animalitos, con algunos de nuestros gestos y actuaciones...Un poema hermoso con grandes metáforas...

    Felicitaciones enormes, me encantó...
    Un beso.

  • Elisabeth Gómez Rascón

    Adrián... tus tarántulas-manos cada vez más finas, sutiles, claras, directas, cada vez más ellas... ¡me gusta!
    Me ha encantado eso de "la fuerza del escarabajo" muy original y muy sincero...
    "sus uñas tienen el encanto de rasguñar el destino" esta metáfora también me ha resultado muy buena... es cierto que a veces los sueños se vuelven tan extraños y misterioso como los felinos...

    "Quise aprender el mimetismo de los camaleones o de las mantis"... mmm... me contagio por algo de tristeza, mas bien nostalgia... pero es cierto, ¿quien no se ha sentido como tal alguna vez?
    "Para disimular en la piel del olvido... los recuerdos... " ¡genial! Un disfraz que nos convierte e algo secundario, que esconde lo que somos realmente, decidimos dejar de lado por unos instantes lo que fuimos en realidad para disimular los recuerdos...

    En fin... te aplaudo de nuevo pequeño... muchas gracias por deleitarnos con estos versos... sigue así :)

    Miles de abrazos y besitos!

  • el duende

    En el arca de noe, no habia tantos animales no? pero tu les has puesto en tu poema,,, eras sabio amigo, y original, ha mostrado los animales, y convertid en ejemplo de parte de la vida en cierta forma,
    No me queda mas remedio que felicirte, por semejante idea, asi te lo digo, me encano tu escrito,,, asi que saludos, y brazos de los que rompem

  • Poemas de Pepita Fernández

    De todos los animales me gustaron los colibríes de tu boca, te felicito posees un gran talento y tus musas te rodean siempre
    PRECIOSO
    UN ABRAZO

  • benchy43

    Reitero mis apreciaciones, a riesgo de ser reiterativo pero nunca adulador. Sos brillante, Adrián. Admiro ese poder de tus metáforas, los significados que no son costosos de comprender y toda esta poesía tan tuya, tan originalmente bella.

    Un abrazo y mi cariño de siempre está contigo.

    Ruben.

  • YoKo

    He cerrado mis ojos al recordar a Saint-Saëns, su violin es taciturno, profundo y conflictivo. Para interpretarlo se debe tener mucha experiencia por la exigencia del denso sentimiento que provocan sus acordes.
    Sin embargo vos lo ha hecho de manera perfecta en palabras, vos ha logrado traducir fragmentos del violín de Saint-Saëns con la sensibilidad de un poeta y amante de la música.

    Todo el poema mantiene metáforas muy cuidadas y delicadas como si con ellas recorrieras un instrumento de cristal que emerge de vuestra pluma.

    Sabes qué es lo hermoso Adrián, ser únicos. Y sos tan único como la voz misma, la huella digital, la emotividad al interpretar un sentimiento...

    Hoy, ahora os he auscultado sentir de forma muy particular.

    Con mucho aprecio y admiración
    CLavel rojo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.