Caramelo de Ricina

Té de manzanilla

Quiero lanzarme desde el borde de tu cintura 
al vacío de tu piel,
deshacernos las abolladuras de los accidentes 
que premeditaste en mi oído,
peinarte el cabello y los errores, 
lavarte con vino tinto aquel vestido,
rezarte y esperar tu milagro 
con la boca abierta.

 

Atisbo tu risa democrática, 
luz azulada de la madrugada, 
que me sopla las brasas del dolor 
y me revoca las quemaduras de la reminiscencia 
mientras el olvido como un río lo arrastra todo 
y yo me aferro al aire, 
sin darme cuenta de que es huracanado, 
de que me devolverá al mismo punto,
al mismo camino
que guarda tus pasos 
hasta la salida.

 

Querido desamor, 
me encariñé con tus sombras 
que bailan a mi alrededor cada noche 
y se ponen al servicio de mis miedos, 
que besan la luna y desafinan la vía láctea, 
que me arropan 
y me (des)cuentan historias.

 

Querido desamor, 
creo que como amor no te quise tanto.

Comentarios1

  • Dulce

    Me gustó tu estilo, aún así me pregunto ¿por qué té de manzanilla?, saludos

    • Caramelo de Ricina

      Hola, gracias por comentar; té de manzanilla porque hay besos con sabores inolvidables, saludos. :)



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.