Walberto Díaz

Sombra descalza al otro lado de la cerca

Te encontré,

asustado y abandonado.

Estabas incompleto,

te faltaban las palabras.

Viviste toda una vida,

en tan solo nueve mil respiros.

Tan frágil y solo. 

Tú, fruto  lleno de arrugas

conociste  la soledad

en un  recipiente de desechos.

Es hora de dormir niño

eternamente

bajo el manto celestial.

 

Walberto Díaz

Derechos reservados ©

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Genial tu triste y preciado poema amigo Walberto Diaz
    Un placer leer tus versos...
    Abrazos de amistad...
    El Hombre de la Rosa

    • Walberto Díaz

      Muchas gracias por los comentarios.
      Un saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.